EL CASO DE LA CONFERENCIA DE CIUDADES DEL ARCO ATLÁNTICO

Dentro del espacio atlántico no existe un modelo urbano de desarrollo único. Las ciudades son muy diversas y se han desarrollado en momentos y según esquemas, con frecuencia, muy diferentes: ciudades industrial-portuarias, ciudades más administrativas, ciudades dedicadas a los servicios, etc. El tamaño y la distribución física de las ciudades a lo largo del espacio atlántico también son muy variados. Las ciudades atlánticas que cuentan con más de un millón de habitantes son pocas. El territorio atlántico está compuesto mayoritariamente de ciudades consideradas como medianas o pequeñas, según las estadísticas europeas, repartidas de forma desequilibrada a lo largo del territorio.
A pesar de estas diferencias, de esta diversidad, lo que úne de forma evidente a las ciudades atlánticas es el territorio que comparten y que las condiciona en su desarrollo.

La Estrategia Territorial Europea (ETE) también representa una parte importante del marco dentro del cual la Conferencia lleva a cabo sus reflexiones
y acciones. La ETE fue adoptada en 1999 en Potsdam por los ministros europeos encargados de la ordenación del territorio. Esta estrategia pone de relieve los desequilibrios en términos de desarrollo económico y social que siguen existiendo entre los territorios europeos. La ETE propone pistas para fomentar el desarrollo del conjunto del territorio europeo, creando un espacio más equilibrado y policéntrico, permitiendo a Europa ser más
competitiva.

 

More information here.

Deja un comentario