Recortes del Marco Financiero Plurianual de la Union Europea : La Conferencia de las Ciudades Atlánticas preocupada

This post is also available in: Portugués, Portugal, Inglés, Francés

La Presidencia de Chipre de la Unión Europea quiere reducir el presupuesto propuesto por la Comisión Europea. Sin embargo, la propuesta revisada por la Comisión ya representa una reducción de 5,5 billones del presupuesto destinado a la futura política de cohesión.
Éste representa más de un tercio del presupuesto de la UE. La cohesión no es sólo una herramienta de repartición sino también una palanca para impulsar el crecimiento europeo, la innovación y, en consecuencia el empleo. Tal medida contradiría el Pacto de crecimiento europeo elaborado por el Consejo Europeo de junio de 2012, y debilitaría los proyectos de regiones y ciudades.
Así, la CCAA solicita un presupuesto substancial para la política de cohesión y desea expresar su posición sobre el tema, basada en los siguientes puntos:

1. La política de cohesión no sólo es una herramienta de redistribución, sino también un instrumento de desarrollo que desempeña un papel multiplicador fundamental para la movilización de la inversión y que proporciona respuestas adaptadas a los choques externos. Por lo tanto, las medidas de austeridad y las restricciones financieras no deben caer únicamente en la política de cohesión. Al contrario, la Unión Europea debería centrarse menos en las cifras para dotarse de medios a la altura de sus ambiciones.
2.
En este ámbito, la CCAA solicita un presupuesto substancial para la política de cohesión, con el fin de no reducir los objetivos del Tratado de Lisboa a medidas generales o simbólicas. En este sentido, el principio de cohesión debe primar sobre cualquier condicionalidad. Así, la CCAA destaca que la condicionalidad macroeconómica contradice la solidaridad territorial consagrada en el Tratado de Lisboa.
3. Además, el reconocimiento de las necesidades de las regiones menos desarrolladas no debe oscurecer las consecuencias adversas sobre los antiguos Estados miembros que tendría una reducción o una ausencia repentina de los fondos estructurales. En este contexto, la CCAA alienta la creación de una categoría de regiones en transición; inscrita en una cooperación europea voluntarista y la consideración de los efectos de la crisis sobre varios Estados miembros y especialmente sobre los países del Arco Atlántico.
4. LA CVAA subraya la complementariedad de la Política Agrícola Común y de la Política de Cohesión que deben equilibrarse y buscar la coherencia, con el fin de evitar que una de las dos políticas sea utilizada como variable de ajuste.
5. De otro lado, la CCAA desea expresar sus dudas sobre la pertinencia del instrumento  Connecting Europe y  de la adecuación de su financiación por parte de los fondos de la política de cohesión ya comprometidos.
6. La CVAA acoge con satisfacción la importancia dedicada a la Cooperación Territorial. Sin embargo, esta red quiere expresar su decepción con respecto al desequilibrio entre los fondos asignados a la dimensión transfronteriza a expensas  de la cooperación transnacional. La asignación propuesta ignora también la creciente importancia del fenómeno macro-regional.
7. Por fin, con respecto a las negociaciones en curso sobre el Marco Financiero Plurianual en el Consejo, las Ciudades Atlánticas desean que el Consejo privilegie un enfoque más abierto y centrado en la planificación a largo plazo. El actual marco financiero se basa principalmente en las contribuciones nacionales y se vuelve cada vez más opaco. Así, debe favorecerse una cesta de recursos más diversificada.

Charles Nicol, Secretario General de la Conferencia de las Ciudades del Arco Atlántico.

Leave a Reply